Imprimir esta página

Hipertensión arterial: ¿Estar tratado es igual a estar bien controlado?

Hipertensión arterial: ¿Estar tratado es igual a estar bien controlado?
17 Sep
2019

Datos recientes del “Estudio ENSAT” (Encuesta Nacional sobre Adherencia al Tratamiento) realizado en Argentina demuestran que la falta de adherencia al tratamiento antihipertensivo a los 6 meses supera el 50% de los tratados y el mismo porcentaje en el abandono en la toma de algún fármaco prescripto.

Claramente no es lo mismo y, si bien la hipertensión arterial es una enfermedad crónica no curable pero sí controlable, hace que el médico pase a tener un rol de educación central, estableciendo parámetros de objetivos claros e indicaciones precisas. El doctor Miguel Sangiovanni (MN 78.412), Médico Máster en Hipertensión Arterial y Mecánica Vascular de los Centros de Diagnóstico DIM explica las implicancias de esta situación y las acciones a tener en cuenta para una correcta vigilancia.


La Hipertensión Arterial no se puede curar pero se puede prevenir, tratar y controlar para mantener las cifras en valores seguros.

Una vez diagnosticada la hipertensión arterial, el planteo terapéutico va desde mejorar el estilo de vida como ser la alimentación saludable, restricción de sal y sodio en la dieta, abandonar el tabaco, aumentar el ejercicio aeróbico y control del stress hasta medidas de índole farmacológica.


Ahora bien, ¿"estar tratado" es sinónimo de "estar controlado"? ¿Mi tratamiento es suficientemente intensivo como para prevenir infartos cardíacos, accidentes vasculocerebrales, deterioro cognitivo, insuficiencia renal, trastornos visuales y otras en directa relación?


Definimos Presión Arterial controlada con promedios por debajo de 130/85 mmHg, en general determinado por controles ambulatorios de presión arterial o por Presurometrías de 24 hs. Para lograr estos objetivos el tratamiento debe ser intensivo, mejorando hábitos de vida y en los casos farmacológicos, éste debe estar bien orientado al caso particular y en general con 2 o 3 drogas asociadas. Lo cierto que la realidad refleja una muy dura situación que demuestra que muy lejos estamos de un buen control.


A grandes rasgos, la regla de los 50 lo demuestra: Sólo el 50% de los hipertensos sabe que lo es y de ellos solamente el 50% está tratado y así, sólo entre un 12 y un 17% de la población global tiene valores promedios controlados de su presión arterial de acuerdo a los Consensos.


¿Qué podemos hacer?
Crear conciencia que la hipertensión arterial es una enfermedad crónica no curable pero sí controlable hace que el médico pase a tener un rol de educación central, estableciendo parámetros de objetivos claros e indicaciones precisas.


El “Estudio ENSAT” (Encuesta Nacional sobre Adherencia al Tratamiento) realizado en Argentina demostró que la falta de adherencia al tratamiento antihipertensivo a los 6 meses supera el 50% de los tratados y el mismo porcentaje en el abandono en la toma de algún fármaco prescripto.


El exceso indiscriminado de fármacos de venta libre, en muchos casos como antiinflamatorios, descongestivos nasales, antialérgicos, etc. complican el buen control de la hipertensión arterial.


Lo expuesto involucra responsabilidad en todos los niveles de la salud pública como privada, la industria alimenticia y farmacéutica; medios de comunicación en la divulgación sobre salud, como también en la formación académica de los Profesionales en materia terapéutica y de comunicación a los pacientes y la sociedad sobre esta enfermedad tan prevalente y riesgosa para la salud.


Por el doctor Miguel Sangiovanni (MN 78.412), Médico Máster en Hipertensión Arterial y Mecánica Vascular de los Centros de Diagnóstico DIM


Acerca de DIM - www.dim.com.ar 
Con 55 años de experiencia, DIM es uno de los referentes más destacados de la salud en Argentina y líder en la zona oeste de Buenos Aires. Ofrece servicios de baja, media y alta complejidad, así como también atención en todas las especialidades médicas.
DIM solo incorpora la tecnología médica más avanzada a nivel internacional con el objetivo de obtener respuestas más rápidas y precisas, previniendo enfermedades e incluso, salvando vidas.

Etiquetado como