Cómo y qué comer en las fiestas: 10 consejos para disfrutar sin excesos

Cómo y qué comer en las fiestas: 10 consejos para disfrutar sin excesos
12 Nov
2019

¿Por qué sentimos tanta presión en las fiestas de fin de año y la comida pasa a tener un rol fundamental? Despedidas, fiestas de egresados, cierres financieros, presentaciones, balances, planificaciones, regalos, exámenes, el menú perfecto para recibir a la familia y amigos.

Las cenas de Navidad y Año nuevo, regalos, discusiones y quizás, la ausencias de quienes ya no están presentes físicamente. Si bien se dice que es la época más maravillosa del año, por qué los niveles de estrés se disparan en estos meses repercutiendo, a menudo, en un mal comer. Lo principal es disfrutar el momento y alinear nuestra mente/cuerpo en compartir y rencontrarse con la familia y amigos, no en la comida.


Los especialistas de DIM Centros de Salud comparten algunos consejos para no abusar y excederse en las celebraciones con la comida en Navidad y Año Nuevo.

La licenciada Micaela Remuzzi, nutricionista de DIM Centros de Salud, explica que la clave para mantenerse saludable es “tener paciencia e implementar pequeños cambios de hábito, de a poco: estar calmos al momento de comer, masticar despacio, disfrutar de los sabores y las compañías y realizar todas las comidas durante el día, evitando las calorías vacías. Son pequeños cambios, pero con buenos resultados sostenidos en el tiempo”, aclaró.

10 tips para disfrutar las festividades de manera saludable
El reencuentro con seres queridos, ponernos "al día" con las novedades del año despista nuestra mente a otro lugar. El problema es cuando se combina esas emociones con comida. Charlando, no se es consciente de lo que se come.

“Llegamos a comer sin disfrutar y sin saber las cantidades que consumimos”, explica Remuzzi. Es recomendable que se dedique un primer momento a charlar y luego servir la comida, para que toda la emoción del reencuentro no esté desviada al alimento.


Para crear fácilmente el plato correcto, rico y saludable, pero que también sea atractivo al ojo del comensal, es recomendable dividir el plato en dos partes. Es decir: una parte debe estar compuesta por proteínas (50%), que puede ser animal o vegetal, en una porción que no debe exceder del tamaño de la mano; y la otra superficie del plato debe estar conformada por verduras y hortalizas (50%) .


Es importante que la mitad del plato esté cubierto con vegetales: frescos, cocidos, revueltos, tortillas etc. Es recomendable almorzar con vegetales crudos y cenar con vegetales cocidos, para aportarle un mayor descanso a nuestro cuerpo durante la noche y aprovechar su nivel de actividad durante el día. “Por ejemplo, combinar tomate, palta, choclo, zanahoria y quinoa con aceite de oliva y mix de semillas es una elección deliciosa y saludable para la hora del mediodía”.


Se trata de degustar, no de terminar repletos. Es importante seguir un plan de alimentación de acuerdo a nuestras necesidades y evitar maniobras como hacer ayunos previos para poder comer más durante las cenas de Navidad y Año Nuevo.


Es recomendable implementar distintas técnicas nutricionales como acompañar las colaciones con infusiones; tomar agua; condimentar los alimentos con cúrcuma, clavo de olor, romero, cardamomo, etc (da más saciedad) y dejar compoteras de frutillas o arándanos listos para consumir.

El equilibrio entre comer y sentirse satisfecho se siente a partir de los 20 minutos de haber realizado una ingesta. Es importante darse ese tiempo para que la comida no sea a base de atracones.

Siempre tratar de que "el gusto" sea lo más sano posible. En el caso de no poder elegir la comida, es recomendable equilibrarlas con el resto de la semana. Por ejemplo, dentro de una semana, que los gustos sean máximo en dos comidas, moderado y disfrutando.


Hay que poner especial cuidado en la cadena de frío de los alimentos, desde su producción y distribución, hasta cuando son llevados a casa. Es muy difícil establecer si se ha roto antes de comprar el alimento, por lo que se aconseja fijarse si los envases tienen escarcha o cristales de hielo, lo cual significa que hubo una descongelación parcial y luego una nueva. En este punto, lo mejor es evitar comprarlos, ya que podría estar alterada su calidad y aumenta el riesgo de intoxicación.


Se recomienda primero tomar los alimentos que no requieren ningún tipo de temperatura para su preservación. Luego, las frutas o legumbres que se encuentran a temperatura ambiente y finalmente los productos refrigerados y congelados.


Hay que evitar que los alimentos estén expuestos por mucho tiempo al cambio de temperatura, por lo que se recomienda que al tener la compra de la semana guardarlos en el siguiente orden: productos refrigerados y congelados; frutas y legumbres y por último aquellos comestibles que no tienen ningún tipo de temperatura. Es fundamental que las ensaladas de vegetales y frutas estén limpias y correctamente lavadas. Asimismo, es muy aconsejable implementar una tabla de picar para los alimentos cárnicos crudos y otra para las frutas y vegetales, ya que este sencillo acto evitará la contaminación alimenticia.


Acerca de DIM - www.dim.com.ar 
Con 55 años de experiencia, DIM es uno de los referentes más destacados de la salud en Argentina y líder en la zona oeste de Buenos Aires. Ofrece servicios de baja, media y alta complejidad, así como también atención en todas las especialidades médicas.
DIM solo incorpora la tecnología médica más avanzada a nivel internacional con el objetivo de obtener respuestas más rápidas y precisas, previniendo enfermedades e incluso, salvando vidas.

Etiquetado como

Deja un comentario