Norte en Línea - La Señora Macbeth, de Griselda Gambaro, regresó, de la mano de Gustavo Volpin, al Teatro Azul de la Avenida Corrientes

La Señora Macbeth, de Griselda Gambaro, regresó, de la mano de Gustavo Volpin, al Teatro Azul de la Avenida Corrientes

La Señora Macbeth, de Griselda Gambaro, regresó, de la mano de Gustavo Volpin, al Teatro Azul de la Avenida Corrientes
23 Abr
2024

La Señora Macbeth de Griselda Gambaro, es considerada como una de las reelaboraciones más audaces de La Tragedia de Macbeth de William Shakespeare. Por eso, a través del absurdo y sumando elementos surrealistas La Señora Macbeth es, en la puesta en escena de Gustavo Volpin, la historia de lo "fácil" que resulta, desde roles de poder, ser herramienta de muerte y destrucción en beneficio de quienes te contratan. Mientras ésto sucede, el daño psicológico se abre paso en una mujer orgullosa de su represión como herramienta y continuadora del patriarcado. Con La señora Macbeth, Gustavo Volpin se mete con el poder, poder enfermo que enferma las simples cosas, que enferma y contamina la vida: nuestras vidas. Y nos metemos jugando el poder creativo de nuestro Teatro.

LA PROPUESTA ESTÉTICA DE VOLPIN
La propuesta estética de Gustavo Volpin, pretende ser exacta, acertada y sin excesos en tanto vestuario, utilería y escenografía. La mayor fortaleza de la presente versión está dada por la fuerza del trabajo actoral grupal, en el cual cada actriz y cada actor se apoyan en la acción dramática, en la retroalimentación que dan la confianza y el trabajo en grupo y en un vestuario preciso, basado en los contrastes de luces y sombras, sumado a una puesta de luces que incide directamente en los climas que los cuerpos y las voces son capaces de ofrendar a un público ávido de un teatro potente y digno de nuestra cultura. La puesta fue creada completamente a partir de la real capacidad de sus artistas y se sostiene en la humanidad de su presencia sobre el escenario

SUGERENCIA DRAMATÚRGICA
Desde la primera escena la propuesta es llevar adelante un espectáculo que nos interpela, tanto desde el aspecto humano universal como desde nuestra propia cultura e identidad. La señora Macbeth es a partir de su autora, Griselda Gámbaro, una pieza teatral que lleva a la mujer a competir con el hombre patriarcal en el propio terreno de éste y superándose. Pero Lady Macbeth no está sola. Las brujas, personajes que Griselda Gámbaro toma de la obra de Shakespeare, son en la presente construcción dramatúrgica el pueblo que sobrevive como puede incluso acomodándose a la sombra del poder de turno que lo contrata. Entiendo como director -en la presente resolución escénica- que este mismo pueblo cuando se une y es consciente del poder que se deriva de su trabajo y unión constantes y, cuando -además- su trabajo evoluciona junto con el entorno, este mismo pueblo puede ser capaz de abandonar su actitud de dependencia del poder corrupto y acorralarlo con la evidencia de sus propios actos criminales


LA INVESTIGADORA MARIÁNGELES SANZ
Para la investigadora y crítica teatral, Mariángeles Sanz, la dramaturga Griselda Gambaro, resignifica la textualidad dramática de Shakespeare, “Macbeth”, reescribiendo la historia a partir del punto de vista no del sujeto masculino de la pieza, sino por el contrario, desde la mirada de su mujer, Lady Macbeth. Una mirada tangencial, sesgada por la pasión amorosa y atravesada no por el oráculo griego, sino por los conjuros de las tres brujas, que no engañan sino que dicen misteriosamente medias verdades, o verdades veladas por la metáfora, que resultan ser como todas medias verdades, la peor de las mentiras. En la puesta en escena de Gustavo Volpin La Señora Macbeth encuentra en las brujas, una laptop de carne y hueso que le devuelve mucho más de lo que Lady M está dispuesta a escuchar. La máquina está en marcha y el gusano: ¿será mariposa...?
Gustavo Volpin, dedicado a la enseñanza teatral desde 2007; se formó con maestros como Carlos Gandolfo, Agustín Alesso, Raúl Serrano, Augusto Fernandes, además de los aportes que le brindaron Carlos Rivas, Mary Sue Bruce, David Amitin, Mariana Stolkiner y Néstor Raimundi


FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Autoría:
Griselda Gambaro. Actúan: Valeria Cohen, Carla Bianca, Fernando Montecinos, Marcela Morales. Vestuario: Verónica Rey. Escenografía: Verónica Rey. Diseño de luces: Lucas Martínez Molinari. Musicalización: Vishuda Cuencos Tibeteanos. Operación de luces: Lucas Martínez Molinari. Operación de sonido: Graciela Farina. Fotografía: Maria Horton. Diseño gráfico: Camila Moretti. Asistencia coreográfica: Constanza Aón. Asistencia de dirección: Tomás Lepez. Puesta en escena y dirección: Gustavo Volpin.


CORRIENTES AZUL
La sala Corrientes Azul es un espacio creado para el desarrollo del arte escénico, fundado por el grupo de Teatro Mascarazul en abril de 2004. El grupo teatral inició sus actividades por iniciativa del primer actor y director, Hugo Álvarez, en Suecia, en el año 1991, donde desarrolló una intensa actividad teatral; y, posteriormente, a partir de 1997 en la Argentina. En el año 2005 Corrientes Azul recibió el Premio ACE por la osadía de abrir una nueva sala de teatro. En Corrientes Azul también se dictan clases de actuación y montaje de obras a cargo de los docentes Mecedes Fraile y Mauricio Minetti.

Etiquetado como

Deja un comentario