Como los datos de búsqueda de Google han evolucionado para descubrir y revelar nuestros secretos más oscuros

Todo el mundo miente, pero Google Search revela nuestros secretos más ocultos.

¿Qué podemos aprender sobre nosotros mismos de nuestras búsquedas en Google? El científico estadounidense de datos Seth Stephens Davidowitz, analizó los resultados anónimos de las búsquedas de Google, descubriendo verdades perturbadoras sobre nuestros deseos, creencias y prejuicios.


Según Davidowits, "El suero digital de la verdad, en promedio, nos mostrará que el mundo es peor de lo que creíamos".


Según el estudioso, se puede concluir que todos mienten. Las personas mienten tanto que hasta se mienten a sí mismos.


La tendencia a mentir se mantiene desde hace varios siglos e importantes datos de 1950 proporcionan evidencia contundente a cerca de como las personas mienten incluso si se trata de encuestas dado el sesgo de la deseabilidad social. Los investigadores recopilaron datos, de fuentes oficiales, sobre los residentes de Denver acerca de qué porcentaje de ellos votaron, donaron a la caridad y poseían una tarjeta de la biblioteca. Luego encuestaron a los residentes para ver si los porcentajes coincidirían. Los resultados fueron, en su momento, impactantes. Lo que los residentes informaron a las encuestas fue muy diferente de los datos que los investigadores habían recopilado. A pesar de que nadie dio sus nombres, las personas, en grandes cantidades, exageraron su estado de registro de votantes, comportamiento de voto y donaciones caritativas.


¿Ha cambiado algo en 65 años? En la era de Internet, en donde existen propuestas de tecnología avanzada como la casa de entretenimiento y apuestas deportivas Betway Casino, quizás no poseer una tarjeta de la biblioteca ya no es vergonzoso. Pero, mientras que lo vergonzoso o deseable puede haber cambiado, la tendencia de la gente a engañar a los encuestadores sigue siendo fuerte. Una encuesta reciente preguntó a los graduados de la Universidad de Maryland varias preguntas sobre su experiencia universitaria. Las respuestas fueron comparadas con registros oficiales. Las personas dieron información errónea de manera consistente, de manera que se veían bien. Menos del 2% informó que se graduaron con un GPA o promedio inferior a 2.5 (promedio de calificaciones). En realidad, alrededor del 11% lo hizo. Y el 44% dijo que había donado a la universidad en el último año. En realidad, alrededor del 28% lo hizo.


Luego está ese extraño hábito que a veces tenemos de mentirnos a nosotros mismos. Mentirse a uno mismo puede explicar por qué tantas personas dicen que están “por encima del promedio”. Si se está engañando a sí mismo, no puede ser honesto en una encuesta.


¿Cómo, podemos ahora aprender lo que realmente piensan y hacen nuestros semejantes? Con Big data, como el que utiliza Betway en sus apuestas deportivas. Ciertas fuentes en línea hacen que las personas admitan cosas que no admitirían en ningún otro lugar.


El poder de los datos de Google es que las personas le dicen al motor de búsqueda cosas que podrían no contarle a nadie más. Google se inventó para que la gente pueda aprender sobre el mundo, no para que los investigadores puedan aprender sobre la gente, pero resulta que los rastros que dejamos a medida que buscamos conocimiento en Internet son tremendamente reveladores.


Seth Stephens Davidowitz, ha pasado los últimos cuatro años analizando datos anónimos de Google. Las revelaciones han sido impactantes en el ámbito de enfermedades mentales, sexualidad humana, aborto, religión y salud. Este conjunto de datos, que no existía hace un par de décadas, ofrece nuevas y sorprendentes perspectivas.


Davidowits asegura que “las búsquedas en Google son el conjunto de datos más importante que se haya recopilado en la psique humana”.


La verdad sobre las tendencias sexuales
Los datos de Google Search difieren de las encuestas tradicionales. Por ejm, la encuestadora Gallup estima que en los Estados Unidos la población gay es de 2%. Pero cuando se estudian las búsquedas de Google y AdWords de Google, se puede ver que aproximadamente el 5% de las búsquedas de pornografía masculina son para pornografía gay-masculina. Por lo tanto se estima que, por lo menos, el cinco por ciento de los hombres estadounidenses son homosexuales. Por supuesto, algunos de estos hombres que buscaron en Google información gay son bisexuales y algunos, especialmente, los jóvenes, no están seguros de lo que son. Davidowits dice que cotejar datos de Google Search o busquedas con Facebook también da un resultado alarmante de una gran cantidad de hombres que se encuentran en “el closet” y no revelan su preferencia sexual en encuestas.


La verdad sobre el odio y el prejuicio
Las búsquedas de Google arrojan que muchas personas tienen odios cuando se trata de tipificación por religión. Poco después del tiroteo masivo en San Bernardino, California, el 2 de diciembre de 2015, la principal búsqueda de Google en California con la palabra "musulmanes" en ella en ese momento era "matar a musulmanes". Y, en general, los estadounidenses buscaron la frase "matar a los musulmanes" con aproximadamente la misma frecuencia que buscaron "receta de martini" y "síntomas de migraña".
En los días posteriores al ataque de San Bernardino, así como habían personas preocupada por la "islamofobia", y buscaban soluciones en las búsquedas de Google, otros estaban buscando artículos o comentarios de odio hacia los musulmanes. Estos datos de búsqueda minuto a minuto, especialmente después de estos trágicos eventos, pueden decirnos lo difícil que puede ser calmar esta ira.


¿Podemos lidiar con la verdad?
Lamentablemente, nos hemos acostumbrado a decir constantemente lo que sabemos otras personas quieren escuchar por lo que las personas también nos dirán cosas que son más reconfortantes que la verdad El suero digital de la verdad, en promedio, nos mostrará que el mundo es peor de lo que pensamos.
Las búsquedas en Google son importantes porque pueden ayudar a demostrar que no estamos solos. Muchas veces nos callamos preguntas por creer que son preguntas tontas. Pero esas preguntas se las hacemos a google y los datos anónimos y agregados de Google nos pueden dar respuestas sobre un montón de preguntas básicas, sub-profundas que acechan en otras mentes, también.
El segundo beneficio del suero de la verdad digital es que nos alerta de las personas que están sufriendo y existen campañas de Derechos Humanos basadas en los datos anónimos y agregados de búsqueda de Google que ayudan en diferentes tipos de causas por lo que el valor más poderosos de los datos de Google, no son los oscuros secretos que ocultamos, sino la capacidad de convertir problemas en soluciones.
Con más comprensión, podríamos encontrar maneras de reducir el suministro mundial de actitudes desagradables.


¿Está Google modificando nuestros patrones mentales?
Hay otras formas posibles de utilizar los datos de búsqueda para saber qué causa o reduce el odio. Por ejemplo, podríamos ver cómo cambian las búsquedas racistas después de reclutar a un mariscal de campo negro en una ciudad, o cómo cambian las búsquedas sexistas después de que una mujer es elegida para un cargo. El aprendizaje de nuestros prejuicios subconscientes también puede ser útil. Todos podríamos hacer un esfuerzo adicional para deleitarnos con las mentes de las niñas en vez de mostrar tanta preocupación por su apariencia. Los datos de búsqueda de Google y otras fuentes de la verdad en Internet nos dan una mirada sin precedentes a los rincones más oscuros de la psique humana y aunque esto es difícil de enfrentar, es una especie de empoderamiento que puede llevarnos a usar esos datos para luchar contra lo negativo
La recopilación de datos valiosos sobre los problemas del mundo es el primer paso para solucionarlos.

Etiquetado como

Deja un comentario