#Mobbing: El Acoso Laboral

#Mobbing: El Acoso Laboral
25 Jun
2019

Cuando uno piensa en el trabajo al cual quiere dedicar parte de su tiempo, trata de imaginar un ambiente ameno, el cual le facilite las tareas y por el cual tenga la motivación de cumplir la carga horaria, más allá de los beneficios económicos. Sin embargo, se podría decir que muchas personas padecen su trabajo. Vamos a detenernos en una particular forma de violencia que se da dentro de éste ámbito.

El mobbing no es algo nuevo, seguramente haya existido desde siempre, pero en los últimos años se ha evidenciado que aumentó de manera alarmante y sus consecuencias pueden ser muy graves. Incluso en noticias recientes, se supo del caso de una mujer que terminó suicidándose a causa de acoso laboral.


Al respecto dialogamos con la Licenciada Iara Biarkow (M.N 54538) Psicóloga Organizacional y Especialista en Violencia Laboral. Docente Universidad Favaloro, con la intención de dejar algunos conceptos necesarios para entender sobre esta problemática que muchos padecen pero de la que poco se habla.

Mobbing: Características principales
¿Qué es el Mobbing y cuáles son sus características?

El mobbing es un fenómeno psicológico que implica acciones consumadas dirigidas desde un grupo hacia un individuo particular. Este acoso colectivo se da con la intención de dañar o invalidar al otro. Puede manifestarse de forma verbal, no verbal, social y física. Debido a que es un ataque constante y sostenido en el tiempo, se genera un considerable deterioro psicológico, psicosomático y social.

Es importante diferenciarlo de otras formas de violencia, como por ejemplo la que ejerce un jefe contra un trabajador, o la que ejerce un superior, compañero o subordinado hacia otro individuo (no grupal). También diferenciarlo de la discriminación, el acoso y hostigamiento sexual, la violencia de género, y la violación de los derechos humanos y laborales. Sin embargo, el mobbing no es excluyente de todas las demás formas de violencia, sino que la mayoría de las veces se suelen dar juntas.

Las acciones repetitivas de agravio, usando fundamentalmente comunicación verbal y no verbal (gestos, miradas, posturas, tono de voz, etc.), atentan contra la dignidad de la víctima, denigrandola paulatinamente. Se evidencian a través de críticas constantes, intimidación, interrupciones, desprestigio, desvalorización personal, desacreditación profesional, agresiones verbales, insultos, burlas y esparcimiento de rumores, aislamiento social, entre otras. Es importante destacar que no siempre son tan explícitas, sino que muchas veces son sutiles y pasan desapercibidas, lo que permite que se perpetúen aún más en el tiempo.

Mobbing: Acciones de daño contra la víctima.
¿Qué sucede con las personas que son blanco de los ataques?

Las personas alcanzan un estado de indefensión total, comienzan a sentirse impotentes, indeseables, incompetentes y desbordadas emocionalmente. Empiezan a manifestarse las consecuencias en su salud, generando enfermedades físicas y psicológicas muy graves que repercuten en el desempeño laboral. Toda la situación se experimenta como una verdadera tortura.

Las principales consecuencias psicológicas van desde estado de Estrés crónico, Síndrome de Burn-out, Trastornos de ansiedad, Depresión, hasta el Suicidio en circunstancias extremas.

Las víctimas empiezan a percibir cambios en su personalidad, se sienten más irritables e hipersensibles y tienden a “explotar” frente a pequeños problemas. Se sienten impotentes, incapaces de revertir la situación y suelen tener mucho miedo de perder su puesto si llegasen a contar lo que les está pasando. Empeora su rendimiento laboral, tienen fallas en la memoria, la concentración, la organización de tareas y su atención está muy disminuida. Terminan agotándose, se siente muy fatigados y desmotivados, y cada vez más se aíslan de sus entornos sociales.

En cuanto a la dimensión física, nos encontramos con trastornos músculo-esqueléticos, contracturas, dolores de cabeza frecuentes, trastornos gastrointestinales, alteraciones en el apetito y el sueño, sólo por citar algunas.

Mobbing. Consecuencias psicológicas principales.
Aspectos generales

Muchas veces adjudicamos la responsabilidad de los hechos a las víctimas, y se suelen escuchar frases como “nunca se reía de los chistes que le hacían”; “es amargada y no se banca ninguna joda”, “era demasiado tímido”, etc. Aquí caemos en el error de creer que el acoso moral está justificado, tal vez, por la personalidad de la víctima.

El mobbing no tiene nada que ver con esto, porque no tiene preferencias ni de profesión, sector, sexo, edad, etnia, identidad de género, etc. No obstante, es una realidad que las mujeres sufren más violencia sexual en el ámbito laboral que los hombres, aunque se han reportado casos también para éstos.

Al no existir un patrón fijo, no podemos culpabilizar sólo a la persona y tampoco juzgarla o criticarla. Es importante aclarar esto debido a que en el diálogo popular se suele decir “por qué no habló antes?; por qué no le contó al menos a algún/a compañero/a?; por qué se quedó callada/o?”, sin tener en cuenta que en la gran mayoría de las situaciones la víctima tiene miedo de hablar o se siente totalmente abatida y desesperanzada.

Hay que entender que ciertas conductas para una cultura pueden ser conceptualizadas como violentas o agresivas, mientras que para otras sociedades no lo son. Sin embargo, no hay que caer en el relativismo excesivo, pues nos quedaríamos sin margen de intervención.

Existen conductas aceptables y otras que no lo son, y esto va a estar determinado en tanto y en cuanto nuestro comportamiento afecte a otras personas. Como dijo Jean- Paul Sartre “Mi libertad termina donde empieza la libertad de los demás”.

Como éste fenómeno implica un riesgo para la salud y bienestar de los trabajadores, así como una pérdida económica de la organización debido a las licencias, el absentismo y la disminución de la productividad, es de suma importancia que se conozca.


¿De qué manera es posible abordar este problema?

En este sentido, la Licenciada Iara Biarkov, nos explicó desde su amplia experiencia en el ámbito laboral-organizacional lo que debemos considerar a la hora de plantearnos cómo resolver este tipo de conflicto dentro de una empresa.

“Lo importante para hacer frente a las situaciones de Violencia en el ámbito laboral es estar informados, sobre los límites de lo que se considera violencia y lo que no es violencia, como también tener una estrategia de intervención, para saber cómo proceder tanto siendo empleado como empleador” detalla.

En ésta línea, la profesional, agrega que “actualmente, se utilizan diferentes formas de prevención en las Empresas por medio de capacitaciones, talleres grupales de concientización sobre el Mobbing, creación de Protocolos ajustados a la medida de la Organización.”

“Lamentablemente el área de Recursos Humanos muchas veces no está preparado y formado en este campo” analiza Biarkov y sostiene que “por lo que recurren a la información una vez que la situación ya es parte de sus espacios de trabajo y la naturalización de la violencia es parte de su Cultura. En este punto es cuando acuden a especialistas para poner paños fríos en la conflictiva a corto plazo, pero en esta instancia modificar el clima laboral es mucho más complejo”.

Sobre el cierre, la especialista en Violencia Laboral, nos comenta que “algunos consejos para que la empresa esté libre de violencia, es poner principal foco en la educación de todos los integrantes de la Organización como también se debe hablar del tema para que todos se sientan libres de expresar su vivencia, sin sentirse expuestos a alguna represalia o complicación en su trabajo”.


Por regla general debemos tener presente en el caso de sufrir algún tipo de situación de violencia:

1). Realizar una denuncia formal en el sector de Recursos Humanos o al supervisor de área, especificando la situación y la persona que comete la agresión, por ultimo deben firmar ambas partes (víctima y quien tome la denuncia como representante de la Organización).

2).Pedí ayuda a un profesional de la salud.

3).Si no tenes respuestas desde la Empresa, están los teléfonos del Ministerio de Trabajo: 0800-666-4100 (op. 1). correo electronico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 


 Por Julieta Delbon es estudiante avanzada de Psicología, Universidad Favaloro.


#JotaPosta

Etiquetado como

Deja un comentario