Norte en Línea - La palabra…

La palabra…

La palabra…
03 Nov
2021

Se puede definir a una palabra como “la mínima unidad, con función sintáctica, dentro de una oración”, o bien la unidad lingüística que aparece entre dos espacios en blanco, en la escritura; o bien “un grupo de sonidos articulados que se expresan entre pausas, y con significado.

Palabra, del latín parábola, es un fragmento funcional de una expresión que, delimitado por pausas y acentos, expresa uno de los elementos más imprescindibles del lenguaje y a través de su combinación, es posible formar oraciones y/o frases para dar un significado propio y específico, en una expresión determinada.


Amado Nervo (Amado Ruiz de Nervo Ordaz), que fuera un poeta y escritor mejicano, que formara parte del movimiento, en forma muy breve explica el poder de la palabra, independientemente que ésta sea acertada o fatal.


Una palabra amarga puede crear odio. Una palabra cualquiera puede ocasionar una discordia. Una palabra brutal puede golpear y matar Una palabra cruel puede destruir una vida. Contrariamente, una palabra a tiempo puede ahorrar un esfuerzo. Una palabra agradable puede suavizar el camino. Una palabra alegre puede iluminar el día de una persona. Una palabra dicha con cariño y amor y puede curar y hasta bendecir.


De la misma forma que una chispa puede originar un terrible incendio, una palabra mal usada puede provocar desastres. Ellas forjan nuestra personalidad y, en su uso diario, construyen nuestros relatos y la capacidad del ver el mundo. Las palabras edificantes forjan la memoria y son las que, con alegría, construyen la paz y unión de los corazones; las palabras se convierten en pensamientos o acciones que proyectan una forma de ser. Con las palabras podemos crear o destruir, porque son más que simples sonidos; son parte del catálogo de la comunicación.


Que nuestras palabras sean siempre buenas y hagan bien a las personas que las escuchan, de manera que resulten edificantes y aplicables toda vez que sea necesario.
Evitemos de proferir palabras inconvenientes; porque la incorrecta utilización de las mismas podría ocasionar una catástrofe…


Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires) recibe un saludo, y mi deseo que la vida te sonría y permita que prosperes en todo; y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha prosperidad.


Claudio Valerio

Etiquetado como

Deja un comentario