Norte en Línea - La Ciclicidad de la Crisis Argentina

La Ciclicidad de la Crisis Argentina

Las últimas cuatro décadas de la Economía Argentina estuvieron reinadas por crisis cíclicas - cada aproximadamente 10 años - siendo la primera entre 1981/1982 donde eclosionó la famosa tablita financiera de Martinez de Hoz y la fuga hacia adelante por el conflicto de Malvinas que terminó de precipitar la caída del Proceso de Reorganización Nacional.

La segunda fue la salida pre meditada de gobierno del Presidente Raúl Alfonsín que termino en una hiperinflación durante 1989 que dio lugar al triunfo de Carlos Menen y su posterior radicalización neoliberal iniciando un ciclo hasta fines de 2001 lo que incidió con la crisis económica y político social mas relevante del último centenario.

El analista y economista Claudio Scaletta en su ultima obra marca quizas la raiz de todas ellas que es la falta de dolares para el financiamiento economico o la llamada reestriccion externa que obedece a la imposibilidad de contener los dolares migratorios que integran la economia local - gracias a generosas y unicas tasas de retorno a nivel mundial - que luego de un periodo de rentabilidad interna y del cambio de humor de los mercados internacionales y el ascenso - tambien ciclico y en funcion de las necesidades de financiamiento de la economia norteamericana - de las tasas de interes dejan sus espacios financieros de especulacion por otros de mayor seguridad.

El dilema puesto en escena es con que mecanismos cuenta el Estado para contener los dolares necesarios para su funcionamiento y de como ello da a lugar al conflicto de intereses entre las actividades locales que transan en el mercado mundial sus productos y la salida de remesas empresariales ante un mundo trasnacionalizado o globalizado como lo quieran llamar.

Se requiere de un alto consenso social y politico de un Estado para desplegar sus politicas que protegen a sus habitantes de las fluctuaciones anteriormente determinadas y es por eso hasta el agotamiento o fin del gobierno anterior se pudo mantener un esquema de retensiones - hereado de la gestion del Ex Ministro Lavagna - y limitacion en el reflujo de divisas al extranjero.

No es casual que justamente esta medida clave fue rebocada por la actual gestion neoliberal del Presidente Macri y su reemplazo financiero por dolares frescos de endeudamiento publico a fin no solo - pero no logrado - objetivo de reducir la emision monetaria - cuasante de la inflacion segun sus gurues- sino de generar una plaza financiera que impusiera su logica sobre la produccion nacional - heredera del peronismo - y cuasante de todos los males nacionales desde su posicion monopolica ante una economia cerrada y su supuesta falta de productividad mundial pero sin aclarar que el 75 % de la produccion del pais se destina al mercado interno.

Por ello y ante la integracion al mundo se abre la economia a la competencia mundial y los cordones industriales del Gran Bs As, Cordoba y Rosario deben cerrar sus puertas empujando a sus trabajadores a la desocupacion y al desamparo.

Nada nuevo para los que rondamos mas de 40 anos de edad y ya tenemos experiencia no solo historica sino empirica de estos sucesos pero viene aqui y a este humilde trabajo comprender las razones - nuevas o no - de la ultima desazon financiera del gobierno para poder darle el verdadero cariz politico necesario para nuestro futuro obrar.

El sobre dimensionamiento financiero de la Gestion Macri ha tocado un limite - quizas transitorio - para perpetuar su mecanismo de toma de dolares del mercado externo y su fusion al interior de la economia pues los inversionistas han detectado tempranamente sobre la posible imposibilidad de pago de la economia local principalmente por la falta de instrumentos tanto economicos como productivos para generar el repago del capital mas intereses.

En un contexto internacional adverso y del lanzamiento de un programa record de financiamiento de la economia norteamericana el famoso fly to quality ha dado lugar nuevamente dejando no solo nuestra plaza sino otros sitios del mundo ante la recurrente necesidad de acudir al prestamista de ultimo plazo: El FMI.

El descontento social de esta medida devaluacionista - a lo que se suma la dolarizacion interna que obla sobre el proceso inflacionario - marca un punto limite de apoyo social a la gestion macrista pero dada la dispersion opositora no es posible encontrar un lugar comun de reposo.

Es necesario re liderar el espacio opositor - no solo desde un lugar declamativo - sino mas inteligente que propugne propuestas superadoras al mismo paso de integrar todos los sectores dispersos con un despliegue territorial en clave nacional.

No solo relevar el espacio parlamentario sino tambien utilizar todos los medios masivos de comunicacion y difusion mediatica e informatica que permitan llegar capilarmente a las mayorias.

Por último, solo la apelación a fondos buitres - reacios a esta altura - y la asistencia pautada del FMI pueden hacer subsistir esta gestión soportada por una relevante tribu mediática mientras la realidad es un producto que dista de este empejismo.

Obremos sobre la realidad y esperemos los pasos en falso de una gestión desesperada.

Ezequiel Beer
Geografo UBA
Analista Politico

Etiquetado como

Deja un comentario