El horizonte de una victoria posible

Los restantes 9 meses de gobierno de Mauricio Macri solo prometen sangre, sudor y lagrimas ante sus incisivas declaraciones y acciones publicas en detraimiento de las clases medias y populares que son en efecto el objetivo señalado por los sectores dominantes internos enrolados en la tercera escena de la versión neoliberalista argentina.

En parte han logrado sus objetivos al demacrar el ingreso nacional, al deprimir el aparato productivo, al generar una contra ofensiva cultural de la mano del aparato mediático y al someter la autonomía nacional a los poderes facticos mundiales de la mano de un inédito endeudamiento.


No obstante, una fresca memoria colectiva reciente opera como reaseguro obligado para pretender sopesar la actual situación de la mano del Movimiento Nacional que con sus contradicciones y aciertos ha podido enhebrar un proceso de unidad partidario que se ha expresado en las geografías provinciales con posibilidades de triunfo local.


No es una situación menor ya que dos años atrás parecía invencible el raid político de Cambiemos en el país.


La puesta en escena de la Unidad – también como una demanda sociopolítica – ha dado un margen de esperanza que deja de lado la resignación -a la que muchos otros países hace tiempo siguen sometidos bajo el lema no hay alternativa – y opera sobre una sociedad que busca respuestas emancipadoras ante un mundo cada día mas concentrado y pequeño en materia de decisiones políticas.


En este sentido y más allá de un desvío de la oferta opositora de la mano del Ex Ministro Roberto Lavagna, nos encontramos en menos de 3 meses con la paradoja de definir quien será la figura de la oposición a la que se le delegue la responsabilidad representativa y si esta será definida por consenso interno o se operara mediante las llamadas elecciones PASO.


Todos los sondeos indican que la que mayor acapara la voluntad popular es la Ex Presidenta Cristina Fernandez que sobre pasa por puntos al voto macrista pero es necesario aclarar que dichos sondeos indican un promedio de 20 por ciento de voto indeciso lo que en términos racionales dificulta aseverar un claro triunfo.


Esto no ha variado en los últimos meses.


Por otra parte es desconocida su decisión de competencia electoral o si en efecto estuvo al frente de una posibilidad concreta por parte de su directa voluntad o si ello fue una expresión de un cierto entorno personal.


Lo concreto es que la ultima elección legislativa provincial un ignoto ministro nacional fue su vencedor en la contienda.


Su no participación ha generado que otros pretendientes al sillón presidencial marquen punta y taco sobre el tablero como lo son Daniel Scioli, Felipe Sola, Agustin Rossi y Guillermo Moreno que con diversas estrategias de instalación dan muestra de dicha voluntad que con incertidumbre también depende de la voluntad personal de la Ex Presidenta.


No obstante ello, algunos de ellos ya han lanzado publicamente su pre candidatura sobre todo en función de que los tiempos se acortan y no seria pertinente esperar hasta la ultima gota una decisión incierta.


La sociedad busca respuestas ante la angustiante situación que atraviesa y la paciencia social determinara los tiempos políticos mas allá de los deseos de los aspirantes presidenciales.


El Movimiento- y con mas razon la ciudadanía- tendrá que encontrar la forma mas efectiva de decidir sus candidatos pues seguramente los que mas especulen o titubeen serán los mayores perdedores de la contienda.


Un referencia considerable a la hora de predecir voluntades previa a la elección se ha dado pasado mes en la provincia de Neuquen donde el conjunto de las encuestadoras daba paridad entre los dos principales electores y finalmente el vencedor se alzo con un victoria de mas de 15 puntos de ventaja sobre su contrincante.


Ya sabiamente Pierre Bourdieu afirmo en un articulo llamado La Opinion Publica No Existe acerca de la manipulación de la ciudadanía via dichos mecanismos por lo tanto dejemos un poco de lado la encuesto logia y mas vale hagamos política.


A minutos de un nuevo aniversario del último golpe cívico-militar argentino del 24 de marzo de 1976 solo quiero expresar memoria y justicia sobre todas sus victimas.


Ezequiel Beer
Geografo UBA
Analista Politico
Integrante del Grupo Descartes / Secretario Oscar Cuartango

Etiquetado como

Deja un comentario