7 días – El albur de un comienzo esperado

7 días – El albur de un comienzo esperado
20 Oct
2019

De no mediar circunstancias imprevistas la formula presidencial Alberto Fernández/Cristina Fernández de Kirchner se alzarán con la victoria en los próximos 7 días esperando una algarabía popular deseada con ansias por una gran parte de la población argentina.

Donde comenzar el balance, donde poner el eje, si en las condiciones que permitieron la consecución del 3er proceso neoliberal local – quizás un debate más puertas adentro de las fuerzas políticas – o de las consecuencias que este periodo conlleva al país y de como las mismas no serán una tarea fácil de resolución para la próxima administración.


La geografía impresa en nuestra realidad demuestra – sin miramientos – como la desigualdad en todas sus facetas ha dicho presente en las distintas condiciones materiales de la población, donde se ha hecho casi cotidiana su imagen y su desarrollo hasta con un grado de impotencia por parte de nosotros o quizás por otros como un relieve natural a ser meramente desatendido.


Esperar un único esfuerzo por parte de las novas autoridades encierra algo mas profundo que es la constitución de una sociedad con lazos de compromiso y solidaridad rotos con un miramiento único hacia sus propios intereses donde prima la individualidad ante lo social.


El relieve de la pobreza que atraviesa desde un rincón opulento de la Cdad de Bs As hasta un paraje lejano del cercano conurbano bonaerense se ha hecho carne y persistirá por un tiempo todavía hoy difícil de estimar.


Romper con esta venda que obstaculiza sus razones y consecuencias no es de otra manera que con todos los instrumentos de la disputa cultural que se ha arraigado de lleno en el terruño y del obrar de una gestión que debe priorizar tantas prioridades de distinto orden que tendrá una presencia casi omnipresente en términos temporales como espaciales.


La mera resolución económica – de hecho, relevante – en materia de reconstitución del poder adquisitivo popular no puede ser un hecho aislado de los suscripto anteriormente pues sino es probable que se comenta el mismo error o la supeditación de superar el periodo reaccionario con la recomposición del ingreso.


Esta vez se debe ir más profundo pues además quizás no se repitan las mismas condiciones políticas en el mediano plazo porque según reza la lógica política todos se mueven en el mismo tablero.


Los ilusionistas de la salida externa deberían leer más el mapa geopolítico actual donde las grandes economías desarrolladas – incluida China – están en un franco retroceso en materia de crecimiento económico atribuladas por la llamada guerra comercial, los abultados déficits fiscales y la generación de una inmensa deuda financiera que hasta los analistas del orden consideran que su exposición será dentro de menos de dos años.


El documental peronista de Leonardo Favio al citar las voces originales del General Perón da lugar a la mejor y más simple explicación de como poner en movimiento una economía interna casi sin ayuda de fenómenos externos.


Si bien en 1948 la Argentina representaba el 2.8 por ciento del comercio mundial y hoy es tan solo del 0.3 por ciento dada las condiciones geoeconómicas locales la impresión de un proceso de crecimiento interno a largo plazo – 20 años – es quizás uno de los casi únicos caminos a seguir en la procura de la generación económica que permita una recuperación del trabajo y de los ingresos y la disminución de la brecha social aco lazada con políticas de reforma tributaria progresivas que también estimule al ahorro y la inversión interna.


Lo que se fue difícilmente volverá pues ya sabemos quienes son responsables por lo tanto dejemos de creer en las soluciones mágicas.


Solo una sociedad en su conjunto se realiza - con todos sus dones y atributos - y parafraseando a la instigadora del Neoliberalismo – Margaret –


Si existe la sociedad y también existen los individuos.


No se realiza unos sin los otros.


Ezequiel Beer
Geógrafo UBA
Analista Político
Integrante Instituto Independencia

Etiquetado como

Deja un comentario