Rosendo Fraga: “Argentina no tiene masa crítica para ser un negociador global”

Sobre la agenda del G20:

“Los tres temas son trabajo, infraestructura y alimentos. Pero los dos grandes temas reales son proteccionismo y medio ambiente. Lo que sucede es que los dos temas centrales, el comercio y el medio ambiente, la posibilidad de encontrar consenso es muy baja, sobre todo por la posición de Estados Unidos, pero en medio ambiente también China, India, están de ese lado porque no se están sometiendo a las restricciones y a las reglas qué planteó el acuerdo de París. Y en comercio está pasando otro tanto. Posibilidades de lograr consenso en el futuro del trabajo puede ser que haya, pero me parece que va a ser un consenso abstracto aunque sobre esto hay grandes debates actualmente. Probablemente no vamos a tener declaración conjunta de los grandes temas, calculo que se van a buscar declaraciones conjuntas en temas menos conflictivos.”


¿Puede ocurrir en Buenos Aires lo que ocurrió en Hamburgo el año pasado con violencia generalizada?
“Yo creo que pueda terminar esto en una situación de violencia callejera, es inevitable. Lo que Argentina tiene que evitar es que se produzca un atentado terrorista. Hay un grupo que es lo más combativo es el anarquismo. El anarquismo es una ideología de fines del siglo XIX, qué se revitaliza a principio de siglo XX. El anarquismo era <hay que destruir el Estado>. Hoy es <hay que destruir el Estado global>. El G 20 se lo ve como la expresión del poder global más importante, porque son 20 protagonistas, el 80 por ciento de PBI mundial. Y por eso las cumbres del G 20 la vez en la calle son más violentas.”


Macri y Argentina cómo anfitriones de la Cumbre:
“Seamos realistas: Argentina es un país mediano interesante que, en esta cumbre, además de ser sede hay una realidad: no están en el sonar el presidente electo de Brasil ni tampoco López Obrador, el presidente electo de México. El único líder de América Latina va a ser Argentina. Esto refuerza un poco el protagonismo regional incluso de Macri. Argentina no tiene masa crítica para ser un negociador global. En este contexto a Macri se lo ve como un moderado. Su discurso siempre es un discurso moderado. Pero como un moderado en dificultades. Y ya lo hemos visto una predisposición en Occidente a ayudarlo. Y también de China: El 40 por ciento de nuestras reservas es China.”

Etiquetado como

Deja un comentario