En Diálogo con Longobardi, la sexóloga Alessandra Rampolla

En Diálogo con Longobardi, la sexóloga Alessandra Rampolla Crédito de En Diálogo con Longobardi/CNN En Español
18 Nov
2019

Sexo, relaciones, equidad, género. Y también la situación de Puerto Rico y Trump. Estos son algunos de los temas que abordó la sexóloga Alejandra Rampolla En Diálogo con Longobardi.

Heterosexualidad, homosexualidad, asexualidad, pansexualidad, bisexualidad… Su opinión acerca de las categorías sexuales:
“Es interesante porque me listas un montón y faltan tantas otras, los birománticos por ejemplo. Lo que quiero rescatar, más allá de que nos sentemos a definir lo que el público puede muy fácilmente entender y buscar online, es entender que hoy día no importa la lista. No es la lista, es que uno siente que es como yo me defino, como yo me entiendo. Yo creo que la perspectiva tiene que ser mirando a otras personas: déjame descubrir este otro ser humano que es distinto a mí y no sé cómo va a ser distinto a mí y tal vez venga por una opción sexual, tal vez venga por una cuestión de identidad; tal vez venga por una cuestión no sexual, pero si afectiva como en el caso de los birománticos o esta cosa que excluye la sexualidad pero incluye la parte afectiva con cualquier género, que son cosas de las que nunca se ha escuchado hablar antes. Pero, ¿por qué no hacer una alternativa si es lo que a alguien le cuadra y le hace sentir bien? Entonces creo que el cambio grande que estamos viendo en nuestra sociedad hoy día, que por una parte tiene que ver componer nuevos títulos o nuevas clasificaciones, y por otra me parece que en realidad el propósito es eliminar todas las clasificaciones y que existe la libertad de simplemente ser y que seamos celebrados por quienes somos, amados por ser quienes somos y aceptados por ser quienes somos, encontrar dos personas afines. Ahí yo creo que hay un planteo bien distinto al que hace 15 o 10 años atrás estábamos viendo en nuestra cultura, y para mí es fascinante y me llena de mucho entusiasmo. Creo que es como el camino al que tenemos que ir.”


Acerca de en qué momento se define la identidad sexual:
“Cuando esa persona le presta atención al tema. Es bien variante, algunas personas desde muy pequeñitos están clarísimos, otras personas no se definen hasta más adelante o no tienen la cabeza para entender que eso es lo que les está pasando. Hay personas que toda la vida se definen como algo y una de las cosas que siempre digo es que el historial sexual de cada ser humano y la identidad y la orientación sexual yo creo que no se define hasta el día que esa persona deja de existir, porque siempre tiene hasta el último día para experimentar o probar algo nuevo. Toda una vida me he sentido y he vivido mi vida como una mujer heterosexual, ¡yo no sé qué a los 60 yo vea una viejita y diga es ésta me gusta, que se yo! Entonces, abierta a la experiencia de vida y lo que está bien conmigo. Creo que eso tiene que estar bien con todo el mundo, uno tiene que poderse sentir bien consigo mismo. Si apelo a la información a la educación, a la empatía, al respeto al otro, a la celebración de diferencias y a una perspectiva incluso alejada de la tolerancia por la que se aboga. A mí la tolerancia me parece fea. Te quiero celebrar, es distinto. Creo que hay que apuntar hacia allá y trato de hacer un poco de eso con mi trabajo de la manera en que se presentan los temas, la normalidad, la normalización de ciertas cosas: ese es también un ejemplo de discusión.”


Sobre la revalorización de la identidad sexual, la cuestión de género y la capacidad de conectarse:
“Creo que lo que está relacionado es la posibilidad de visibilizarse, hay un visibilización desde la temática que se está conversando, que está buenísimo que haya en diálogos que ahora incluyan, valga la redundancia, y la inclusión de todos los géneros de la diversidad, identidad y de auto identificación y todo eso. Y por otra parte las redes sociales permiten visibilizarnos con nuestra fotografía, poder entrar un poquito al rincón de la vida de lo que cada cual quiere mostrar. Esa doble vida fantasiosa, en cierta manera, que vivimos a través de las redes a través de las cuales muchas personas han podido también expresar mejor quiénes son. Entonces creo que viene por diferentes costados el hecho de que está tanto más presente y una cosa seguramente alimenta a la otra.”


Acerca del impacto en la agenda pública mundial qué tiene el feminismo y los temas de género y cómo impacta en las relaciones personales:
“Absolutamente tiene que impactar, viene impactando muy negativamente y me parece que es la primera vez en la historia de mi vida que veo una posibilidad de un día de mañana en que uno arranque una relación sexual desde un lugar equitativo. Eso no era, en mi cabeza de cierta manera ni siquiera se vislumbraba como una posibilidad, porque crecí en un mundo donde estaba muy instalado una manera de ser durante todas las generaciones previas que me podía encontrar, mis padres y las personas que vinieron antes, o sea, tú no cambias. Y de repente no sabes cómo inspira, ilusiona, mucha esperanza de algo tanto mejor.”


Sobre lo que lo que experimenta una mujer cuando se encuentra ante una situación de acoso:
“Te lo puedo decir hasta por experiencia personal, porque ¿quién no ha pasado en la vida por algo similar? Hay mucha impotencia, hay una sensación de inseguridad, de miedo: es como cuando te invaden tu espacio personal, simplemente es incómodo y a veces es difícil definir dónde es que empieza el espacio. Pero uno lo siente muy claramente cuando alguien te invade tu espacio personal, hay alertas que son intuitivas y no las percibes y es feo, es sensación sucia. Eso tiene que poderse escuchar, valorar y tiene que ser motivo de alerta y de freno. Punto. No hay debate alrededor de eso.”


Acerca de la pedofilia:
“Es tremendo y está muy instalado, sobre todo porque es algo que siempre se ha nutrido del silencio y es lo único que puedo decir, porque trato de −dentro de todo− mirar la situación y buscar de donde nos agarramos de algo positivo. Y creo que está pasando algo realmente positivo porque se nutre del silencio: cada vez que sale un caso, cada vez que se comenta algo en los medios, en la tele, hay alguien que tal vez no estaba muy claro de si estaba bien o estaba mal lo que le estaba pasando, que tal vez se está enterando que no está bueno y tal vez de ahí saca la fuerza para contarle algo a alguien, buscar una ayuda de alguna manera, a salir de una situación que no esté bueno. Entonces si bien es obviamente horrible, lo peor que uno se puede imaginar de una persona a quien uno confía la salud de un hijo, la educación o el mismo padre. Hay casos andando muy fuertemente que tienen que ver con abuso sexual dentro de la familia, que es donde más comúnmente se ve el tema del abuso sexual: a niños dentro del seno familiar personas muy allegadas. Es muy tremendo pero se tiene que poder hablar. Entonces sí, todo lo que está pasando en nuestra sociedad también está de alguna manera arrastrando a que estas cosas salgan a la luz pública, que salgan todos los casos que tengan que salir y que hablemos sobre esto y no siga siendo un tema que tapamos y que escondemos”.


Sobre qué pasa con un cuerpo que deja de tener sexo:
“Literalmente se deprime. Pero no le pasa nada, el ser humano es capaz de sobrevivir sin tener sexo. Me parece que es una crueldad del cuerpo humano no permitir la liberación y todas las bondades a su salud, a su bienestar, que brinda la experiencia orgásmica. Cuando hablan de no tener sexo te refieres una persona que no tiene más sexo en pareja, pues refieres a una persona qué dice no me toco más nunca. La vida sexual de cada ser humano no pasa por la pareja. es por la actividad sexual que su cuerpo reciba, que se puede brindar con estas lindas manitas y más nada, un juguetito, lo que fuera. Entonces cuando hablo que el cuerpo se deprime es la persona que dice que puede ser célibe y ni me toco y no estoy con nadie. En esos casos me parece que es una gran tristeza, de lo contrario me parece que pasa por decisiones a veces que uno toma, cosas que elegimos. El sexo no tiene que pasar por la pareja, yo creo que la relación sexual de hecho más importante que uno tiene toda la vida es la que sostiene con uno mismo, es lo que tienes hasta el día que naciste hasta el día que te moriste.”


Acerca de la educación sexual en la educación formal:
“Creo que hace más de 10 años donde se pasó la ley donde tendría que ser obligatorio en las escuelas la educación sexual integral y me parece que no hay caso. Es un tema de debate interesante y tanto tiene que ver con la mala información. Y el conocimiento es poder, así que es muy importante llenar más de información. Para mi mundo utópico, el ideal que yo me imagino, la educación sexual sí −por supuesto−, es parte integral de la educación en la escuela en ciertas facetas, sobre todo lo que es reproductivo, lo que es salud, lo que es el cuerpo y su funcionamiento. Hay un montón de cosas que es importante, sobre todo en términos de salud, que estén bien claras y que el contexto de la educación me parece que es óptimo para eso. Hay algunas áreas que en la escuela puede ocurrir, otras no, por ejemplo áreas religiosas y moralistas. Hay colegios que se adscriben a algún tipo y otros que no, entonces en algunos casos puede que tenga un poquito de influencia en esta perspectiva y de lo contrario un poco recae, me parece, en el mundo idóneo, en unos padres, en una cultura familiar que también eduque de su cultura familiar: qué es lo que esta religión piensa que está bien, que está mal y por qué. Entonces me parece que hay que educar desde el contexto de valores y moral desde la reproductividad y todo lo que es salud en la escuela, desde lo social también y desde la puerta efectiva también. Yo creo que el hogar es el lugar luego con este corazón roto a los 15 años que nunca antes tuve o con estas hormonas y esa parte de la experiencia hay que acompañarla también, contextualizando con un acompañamiento emocional que muchas veces como adultos nos olvidamos de lo intenso y tremendo que eran. Creo que integral y tiene que ser como de diferentes perspectivas.”


Su visión de Puerto Rico:
“Puerto Rico está complicada, está pasando por un momento de mucha inestabilidad, mucha criminalidad, muchas balaceras. Yo estoy siguiendo desde acá siempre todas las noticias de lo que pasa allá y da miedo algunas cosas que se ven que no se veían 10 años atrás. La situación post huracán en el país está en la necesidad de muchas reconstrucciones, hay cosas que ya están funcionando por supuesto pero no está igual. Hay muchas áreas que todavía falta mucho por reconstruir, el sistema de electricidad está muy precario, muy inestable: todavía se va la luz a cada rato me cuentan mis papas y antes no pasaba. El huracán fue en septiembre de 2017, me tocó pasarlo allí, estuve creo que fueron 45 días antes de salir del país y estuve como el resto de la gente sin electricidad, sin agua, aunque afortunadamente no tenía la situación que tantas otras personas que perdieron casas y todos los demás y tenía la posibilidad de que tenía un generador y podría buscar alimento pero no todo el mundo tenía eso”.


Sobre cómo observa la relación de Puerto Rico con Donald Trump:
“Cómo te contesto eso sí nos tiró papel como si estuviera sorteando algo divertido. Muy mal, no sé qué tipo de relación puede haber con alguien que claramente no registra al puertorriqueño como ciudadano norteamericano como debería registrarlo. Es raro lo que pasa con el presidente, raro lo que pasa con Trump en todo lo que Trump hace: es un caso tan particular. Yo creo que sí, claramente, ha sido muy desalentadora la respuesta de los Estados Unidos a una catástrofe o una tragedia tan tremenda como ha sido el huracán María. Y que se aguanten los fondos y que no llegan los fondos y que dos años después todavía estemos en la situación que estamos no tendría que estar sucediendo, inaceptable.”

Etiquetado como

Deja un comentario