Norte en Línea - El humorista y conductor venezolano Luis Chataing, En Diálogo con Longobardi

El humorista y conductor venezolano Luis Chataing, En Diálogo con Longobardi

El humorista y conductor venezolano Luis Chataing, En Diálogo con Longobardi Crédito de En Diálogo con Longobardi/CNN En Español
07 Jul
2019

“Yo no puedo entender hacerle daño a alguien con la magnitud que lo ha hecho la dictadura de Venezuela pasando desde Chávez a Nicolás Maduro”.

Polifacético, el venezolano Luis Chataing se hizo conocido fuera de su país por un late night show en el canal Sony y es el entrevistado de En Diálogo con Longobardi. En 2014, según él por presiones del gobierno, renunció a su programa en televisión para preservar el canal en que trabajaba y recorrió su país filmando un documental con testimonios de venezolanos antes de emigrar a Estados Unidos. Allí conduce un programa que emite a través de You Tube, “Conectados”, y ya recorrió 95 ciudades de todo el mundo con su stand up “Ahora me toca a mí”, donde se reúne la comunidad venezolana en la diáspora: “aquí mismo en Buenos Aires, en la presentación que hice, la cantidad de personas con que me abracé para tomar la foto llorando no la había vivido antes”.


Sobre la visita del hijo de Nicolás Maduro a su programa:
“A Maduro no le causaba ninguna gracia. De hecho hay una cosa curiosa: tiempo antes de que yo saliera del aire recibí la visita del hijo de Maduro dos veces en mi camerino, o sea que para mí fue una sorpresa que no entendía porque siempre fui absolutamente crítico. Y por eso salí de ese canal. Pero en una ocasión me llama el dueño del canal y me dice: ¿a qué hora vienes a Televen? Porque una persona te quiere conocer>. Llego a mí camerino, me tocan la puerta, abro el camerino y lo primero que veo es una pared de cómo cinco señores con chaqueta roja y uno de los socios del canal por detrás de ellos como saliendo y empieza a mirar hacia abajo y ahí está el hijo de Nicolás Maduro, con los ojitos como el gato de Shrek. En ese momento yo estaba invitando a Maduro a que fuera a conversar conmigo Y entonces me dice: <mi papá y yo te vemos casi todas las noches>. Entonces le dije: <¿por qué no le dices a tu papá que venga y conversamos?>. Pero nunca se dio.”


Acerca de cómo era Venezuela antes del chavismo:
“Venezuela era un lugar espectacular, un lugar donde la gente podía caminar por las calles, podía pensar diferente, las familias no se dividían por ser de un partido o del otro. Venezuela era un lugar adonde los ciudadanos de otros mundos y otras nacionalidades migraban a vivir mejor. Venezuela era un lugar donde uno podía soñar con trabajar en un medio de comunicación porque había libre expresión y era un paraíso. El mal manejo de las riquezas, la gran brecha que se formó entre los que mucho tienen y los que poco tienen, se abre un espacio perfecto para el populismo. El populismo es la razón de ser de la existencia del chavismo. Unas personas que llegan a enamorarte con lo que todo el mundo quiere ante un problema de corrupción, la corrupción de hoy pareciera una menudencia: ya quisiéramos nosotros tener la corrupción que tenía hace 20 años.”


Sobre las diferencias entre Chávez y Maduro:
“Maduro es un monigote, es un títere, una cosa realmente perversa porque no es mala: es perversa, maquiavélica, qué está detrás”.


Acerca de su salida de la televisión venezolana:
“Yo me retiro de la televisión por presiones del gobierno de Nicolás Maduro, por no causarle un mal mayor a Televen en circunstancias en que cerrar un canal de televisión para el venezolano significa una desgracia. Por más que la censura se haya apoderado de la radio y la televisión siempre es bueno contar con el espacio que, en cualquier momento, puede jugar a nuestro favor. Lo que quiero decir: si bien en Venezuela se han cerrado tantos medios y hay otros que son que parece que no estuvieran porque ponen películas de vaqueros pero están ahí, en el momento de la verdad yo espero que ellos corran los escritorios, corran los espacios, permitan el acceso a los periodistas realmente críticos y apoyemos una transición definitiva.”


Cómo deja la radio y hace su documental “Fuera del Aire”:
“Me llaman a la oficina y me dicen: <mira Luis, esto ya es definitivo. Esta gente dice que la única manera de que tú te quedes transmitiendo acá es que más nunca te comprometas a hablar de Nicolas Maduro al aire>. Y yo les digo a ellos: <cómo entenderán ustedes que yo pueda romper el único lazo que tengo con la gente que es la credibilidad>. Y así fue: bajé me despedí de mi gente, mi equipo de transmisión. Pensé cómo podía yo capitalizar esta noticia que se iba a regar por el país en cualquier momento por la red digital. Y dije: <me voy a inventar inmediatamente una gira por todo el país, a todas las principales ciudades de Venezuela, y voy a reunir toda la cantidad de gente posible para hacer una última emisión de mi programa y salir a hablar con las personas>. En un lugar donde caben 7000 personas, dos días consecutivos, filmamos un documental qué estrenamos 3 meses después. Hoy día no creo que lo hubieran permitido proyectarlo, se llama ‘Fuera del aire’ y ese documental es el documental más visto en la historia de mi país.”


Sobre su documental en Cúcuta:
“En Colombia nos fuimos en noviembre Nelson Bustamante, mi querido amigo, y yo a darle un uso distinto a nuestras redes sociales frente la historia que había montado la dictadura de Venezuela de que todo es mentira lo que se dice, que no hay tanta gente cruzando por la frontera, todas las mentiras de Nicolas Maduro. Dije: tengo tantos millones de seguidores déjame poner mis redes al servicio de la verdad para visibilizar lo que está pasando. Y nos fuimos cuatro días a la frontera en Cúcuta con Venezuela y fue una de las experiencias más rudas que he tenido en mi vida, porque me tocó conversar con un flujo de venezolanos que cruzan el puente Simón Bolívar que al verme todos me van soltando sus historias, que son de cualquier dimensión y de una profundidad insólita.”


Sobre cómo fue la muerte de su padre y por qué no pudo despedirse en persona de él:
“La última vez que lo vi, yo sabía que no lo iba a volver a ver”


Qué responsabilidad tienen los venezolanos en que se haya llegado a esta instancia:
“Antes de Chávez, sin duda alguna no haber participado activamente de la política desde el punto de vista ciudadano, no haberse involucrado en las cosas en tiempos la 4ª República, haberle abierto la puerta a los espacios y brechas que fue ocupando la promesa populista de Hugo Chávez, no comprometernos como sociedad en preocuparnos por que la propia sociedad se supere, esté mejor. Creo que ese es uno de los errores nuestros: no vigilar, no convertirnos nosotros en vigilantes de que los poderes públicos tengan independencia y las leyes se cumplan, no hacernos cómplices de la corrupción. Yo creo que fuimos entrando en un caldo de cultivo que permitió que llegara este señor. Luego él, muy hábilmente, supo abonar la mala semilla que inconscientemente o conscientemente algunos pudimos haber sembrado y hacer de aquello un campo un jardín de porquería qué es lo que hoy día, cosechando Nicolás Maduro”.


Sobre la crisis de los medicamentos y como lo ayudó Catherine Fulop:
“Todo creció tan exponencialmente, con una velocidad tan increíble que cuando por ejemplo a mi hijo le faltaba un medicamento había que recorrer tres o cuatro farmacias para encontrarlo; hoy día no lo encuentras, no sabes dónde buscarlo, con un sobreprecio. Yo a mi padre le estuve buscando medicinas aquí en Argentina. Catherine Fulop me consiguió una cita aquí para que vacunaran a mi hijo cuando estaba muy pequeño. Venezuela, PDVSA, petróleo, millones de dólares… No es posible, no hay manera de que Tarek Williams o cualquiera que tenga la oportunidad de entrevistar pueda seriamente confrontar la pregunta más simple que tenga que ver con calidad de vida, con la administración de recursos en Venezuela”

Etiquetado como

Deja un comentario