Norte en Línea - Álvaro García Linera Vicepresidente de Bolivia, en Perspectivas desde Buenos Aires

Álvaro García Linera Vicepresidente de Bolivia, en Perspectivas desde Buenos Aires

Álvaro García Linera Vicepresidente de Bolivia, en Perspectivas desde Buenos Aires Crédito: En Perspectivas desde Buenos Aires | CNN en Español
01 Nov
2019

“Nosotros nos apegamos a la Constitución, hemos ganado transparentemente y la Constitución nos autoriza a ser los ganadores oficiales”.

En medio de enfrentamientos en las calles, con acusaciones de fraude, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, responsabiliza a los opositores por la violencia y afirma que si la OEA requiere una nueva votación, respetarán su decisión que es vinculante.


Sobre los dos muertos y varios heridos en la población de Monteros y el accionar de la fuerza de seguridad:
“El día de ayer lamentablemente ha habido una confrontación entre dos bloques civiles, en una región donde hace más de ocho días hay un paro general en la ciudad de Santa Cruz. Lamentamos estos decesos de esta confrontación entre dos bloque sociales. El compromiso del gobierno y de la Fiscalía del Estado es avanzar inmediatamente las investigaciones para encontrar a los responsales de estas dos muertes y no solamente de ello, sino también de alguna gente de grupos de choque que han comenzado a utilizar armas de fuego días antes y que también han quemado instalaciones electorales desde la anterior semana.”


Acerca de a quiénes responden los grupos de choque:
“Básicamente están adentradas por grupos políticos, el grupo político que perdió las elecciones es el que ha fomentado desde la anterior semana, el día lunes, quemar cinco sedes electorales: cinco de las nueve sedes electorales de Bolivia han sido quemadas. Han sido quemadas ánforas, han sido quemadas papeletas electorales. Desde que yo tengo memoria electora, desde 1980 en tiempos de la dictadura, acá jamás se quemaban ánforas y papeletas. Es un grupo perdedor, una agrupación política perdedora, que ha promovido esta violencia para intentar anular, intentar esconder, la derrota política que han sufrido.”


¿Como pacificar al país cuando más de la mitad no votó a Evo Morales y mucha gente cuestiona la legitimidad de la elección?
“En la vida política democrática hay ganadores y perdedores, y la clave es saber reconocer cuando uno pierde y cuando uno gana y no querer cambiar mediante la violencia o la imposición un resultado electoral. Es muy importante que la OEA valide, certifique o, en su caso, muestre si ha habido fraude, por eso está la OEA acá asesorado o acompañado por países hermanos, como España, México y Paraguay para que vayan haciendo revisión. Y si hubo fraude inmediatamente se toman la decisiones legales que corresponden. Pero si no hubo fraude es obligación de las fuerzas políticas democráticas reconocer los resultados electorales y la voluntad popular.”


Sobre la denuncia acerca de la cadena de custodia del material electoral:
“Todas las actas, son cerca de 35 mil actas electorales que se han elaborado, han sido validadas por los representantes de los distintos partidos políticos que han participado en las elecciones. No hay una sola denuncia en el ámbito judicial de invalidación de esas actas, firmadas por los representantes de los delegados políticos, y-encima-luego contabilizadas e incorporadas al sistema de recuento oficial de manera pública, con participación de los delegados políticos. Hay un procedimiento democrático que ha ido al fondo del asunto. El voto de los bolivianos ha tenido una orientación y si hay algún tipo de irregularidad en la custodia de las actas, que se investigue. Justamente por eso es la auditoría. Pero lo central del voto (actas electorales, recuento, firma por los representantes de los partidos políticos opositores y el oficialista) no muestra absolutamente ningún tipo de irregularidad ni derechazo ni de impugnación de esas actas.”


Luis Almagro, el secretario general de la OEA, ha dicho que los informes de la Misión de Observación Electoral son vinculantes para la integridad y sugieren unas segunda vuelta. ¿Lo considera así el gobierno boliviano? ¿Por qué no se va a la segunda vuelta o se repite la elección y se aceptó la auditoria?
“Es una sugerencia que rompe el ordenamiento constitucional. La Constitución establece que si alguien gana por 10 puntos porcentuales por encima del segundo es el ganador. Lo que hizo esta misión es proponerle que se pase por encima de la Constitución y se vaya a una segunda vuelta. EL Movimiento al Socialismo, el presidente Evo Morales, ganó por el 10,5% respecto de la segunda fuerza, equivalente a 640 mil votos. Esa es la fuerza electoral pero también la fuerza constitucional la que nos lleva a decir que hemos ganado legal y constitucionalmente. Y si alguien pone en duda esa legalidad, venga todo el mundo a observar, vengan a ver si ha habido manipulación de votos o ha habido fraude. Nosotros nos apegamos a la Constitución, hemos ganado transparentemente y la Constitución nos autoriza a ser los ganadores oficiales.”


Sobre la duda que se generó en el recuento provisional, con 7,2% de diferencia, la interrupción y cómo cuando se retomó el recuento Morales tenía los 10 puntos de diferencia:
“Ese recuento provisional no es oficial, es simplemente un elemento que permite al órgano electoral anunciar la tendencia. Posteriormente hay el recuento público, abierto y transparente acta por acta. Y a medida que van llegando, se las recuenta, se muestra donde están los delegados políticos y anotan. ¿Por qué la diferencia entre 7 puntos al 84% y 10,5? Porque el recuento provisional recuenta fundamentalmente los lugares donde es fácil el acceso a Internet y la fotografía, las ciudades principales. El resto de las actas, buena parte de ellas, corresponde a lugares más alejados, barrios y comunidades campesinas donde no hay Internet y por eso no han llegado a tiempo. En esos lugares el voto por Evo es mayoritario desde 2005. Esto ha permitido que el 7 llegue de manera natural al 10, por eso la fuerza perdedora se ha esforzado en quemar las actas, porque sabían que a medida que llegara el voto campesino e indígena la diferencia de Evo respecto al segundo iba a ser mucho más de 10%.”


Acerca de por qué se presenta Morales pese al referéndum que votó en contra, el permiso del Tribunal Superior Electoral lo habilitó a presentarse:
“Quien dirimió esa colisión, como resultante del referéndum, como el artículo 161, como el artículo 13 de los derechos humanos, es el órgano, el tribunal constitucional que por Constitución es el único que puede dirimir cuando hay colisión: es el único que puede dirimir cuando hay colisiones de interpretaciones constitucionales. Esta colisión fue resuelta por métodos igualmente constitucionales, no como ahora la fuerza perdedora intenta resolver su derrota, o intenta modificar su derrota mediante acciones violentas de desconocimiento de la voluntad popular.”


Almagro asistió a un acto en defensa de Morales. ¿Tiene legitimidad para hacer una observación vinculante ante la mirada de todos los bolivianos, ya que muchos le reclaman avalar a Morales?
“Es el representante de los estados latinoamericanos y tenemos que confiar en su transparencia y en su representación. Tampoco nos hemos cerrado a otros organismos internacionales y por eso hemos invitado a al gobierno de México, de España y Paraguay a observar la auditoría transparente de cómo se ha llevado adelante la actividad electoral el 20 de octubre. No nos cerramos, no tenemos nada que esconder: estamos dispuestos a cuantas auditorías sean necesarias para mostrar que Evo ganó por 10,5% al oponente Carlos Mesa.”


Con todo esto, ¿tiene legitimidad de origen un nuevo gobierno de Morales? ¿No sería una cuestión de sensatez una segunda vuelta o que se repita la primera para que quede en claro que el ganador es Evo Morales?
“Hemos ganado con el 10,5% de diferencia sobre Mesa. En Argentina, ha habido elecciones y la diferencia es de 8 puntos y nadie ha hecho escándalos y todo el mundo ha aceptado eso porque hay actores políticos que se mueven en las reglas democráticas. Aquí el problema no es tanto de legitimidad, sino un candidato político que ha optado por desconocer la voluntad popular, por quemar instituciones, por promover la violencia para desconocer su derrota. Ese es el gran problema, no es tanto un problema de legitimidad sino de un candidato perdedor que no está dispuesto a aceptar las reglas democráticas para ganar o perder.”


Sobre la gente que ha reclamado en paz y siente que la elección no terminó por ese porcentaje, como en Cochabamba:
“Hay gente que ha salido a las calles pero mucha más gente que los que quieren generar conflictos. Pero mucha gente ha salido a decir que ser respete el voto de la gente, y en particular que se respete el voto de la gente humilde, de la gente trabajadora, de la gente de los barrios, de los campesinos, que quiere ser anulado por una actitud casi retrógrada de querer hacernos volver a las democracias del siglo XIX donde los indios no eran tomados en cuenta. Es gente humilde que dice <yo también soy boliviano, respeten mi voto, mi voto cuenta> y también está defendiendo la democracia y su voto en las calles.”


Si la OEA pide una nueva elección, ¿el gobierno lo acepta?
“El documento que hemos firmado en Cancillería, a pedido del órgano electoral, con la OEA hay un artículo clarísimo: los resultados son vinculantes. SI la OEA detecta una manipulación sistemática que haya influido en una candidatura va a establecer un veredicto y nosotros lo tenemos que cumplir. La OEA está viniendo a averiguar si hubo fraude, y fraude es una manipulación sistemática y generalizada de los votos para influir o para favorecer a un candidato en contra de otro. Nosotros vamos a aceptar el veredicto, no le tenemos miedo a la auditoria y somos los que la hemos convocado, no somos los que estamos provocando obstáculos. Hemos ganado y el mundo entero pude venir a observar la actas y los procedimientos de las elecciones porque no tenemos nada que esconder y lo que resulte lo vamos a acatar.”


Sobre si harían uso de la cláusula que, unilateralmente, les permite desvincularse del acuerdo:
“Esa cláusula no la hemos colocado nosotros, forma parte del formato regular de la OEA. Vamos a colaborar con todo a que el trabajo de la OEA vaya adelante, vamos a brindar toda la información y los resultados los vamos a acatar.”


Acerca de la continuidad en los enfrentamientos y las fuerzas de seguridad:
“Lo importante es que las fuerzas perdedoras, que el candidato perdedor deje de convocar a la violencia y deje de convocar a sus partidarios a salir a perjudicar la vida del poblador, del vecino, del transportista. Y por supuesto la fuerza pública tiene la obligación de investigar todos los actos de violencia que se han dado en estos días. El Fiscal general habló anunciando la creación de una comisión especial para encontrar a los responsables y establecer las sanciones de todos los actos de violencia, de las dos lamentables muertes que se han dado en estos últimos días. El candidato opositor debe dejar de convocar a la violencia, debe dejar que la OEA haga su trabajo. El presidente Evo hoy pidió a todos los bolivianos, campesinos, obreros, que están defendiendo a su voto, a los políticos que están movilizándose para intentar desconocer el voto popular, que cesen las movilizaciones, que dejemos de manera transparente, rápida y tranquila trabajar a la OEA y esperemos los resultados que establezca esta misión de auditoría de la OEA. Somos los primeros en invocar que cesen las hostilidades, que cesen las movilizaciones, que la OEA haga su trabajo con tranquilidad. El ministerio público va hacer su trabajo de investigación para establecer responsabilidades de los violentos que han enlutado a la familia boliviana.”


¿Cree que hay respaldo internacional a Mesa?
“No puedo decir si hay respaldo internacional. Está claro que él y las fuerzas políticas opositoras están intentando desconocer el voto popular. Pensaban que era la oportunidad de derrotar a Evo. Y hay unos sectores privilegiados que se resisten a aceptar que el pueblo nuevamente, que los campesinos, los indígenas, los obreros, sigan gobernando cinco años. Y por eso han recurrido a algo que nunca había sucedido en Bolivia, que se quemaran ánforas, el órgano electoral. Nunca se había planificado con antelación una campaña tan sistemática de violencia.”

Etiquetado como

Deja un comentario