Se desarticuló a un clan familiar que se dedicaba a la venta de pastillas abortivas

Las cuatro mujeres fueren arrestadas por la Policía Federal Argentina, que realizó allanamientos en Capital Federal y la provincia de Buenos Aires.

La investigación dio cuenta de un clan familiar que se dedicaba a la venta ilegal de pastillas abortivas. Las tareas de inteligencia fueron promovidas por el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, y arrojaron información precisa acerca de todo el entramado de adquisición, acopio y comercialización de las sustancias a través de redes sociales. En base a ello, la Policía Federal Argentina allanó cuatro viviendas en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires, donde arrestó a la cabecilla de la organización y otras tres mujeres que ocupaban distintos roles.


El procedimiento fue realizado por personal de la División Contra la Adulteración y Falsificación de Fármacos de la Policía Federal, institución que comanda Néstor Roncaglia. La pesquisa permitió acumular las pruebas necesarias para comprobar las maniobras delictivas. El “modus operandi”: se ofrecían las pastillas en blogs de internet y se concretaban las operaciones por WhatsApp, con servicio de entrega en un lugar acordado con las compradoras.


La principal investigada era la encargada de adquirir este tipo de sustancias, ya sea a través de la falsificación de recetas, la utilización de sellos facultativos habilitados o el contrabando vía correos internacionales. Su hermana, su madre y su tia conformaban la red ilegal, con funciones tales como acopio y repartición de los comprimidos.

A partir de la investigación, el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 1, a cargo de María Servini, intervino a través de la Secretaría de María Inés Gambirasi y libró cuatro órdenes de allanamiento en la Ciudad de Buenos Aires y las localidades bonaerenses de Quilmes, Florencio Varela y Almirante Brown (barrio Don Orione).

Tras detener a las cuatro involucradas, los uniformados secuestraron elementos que corroboraron todo lo actuado durante la pesquisa: 782 pastillas de Cytotec Misoprostol, 80 comprimidos de Oxaprost, 400 mil pesos en efectivo (distribuidos en fajos de mil), sellos, recetas médicas y ocho celulares que se utilizaban para las operaciones.

Durante uno de los procedimientos, la cabecilla de la red -a quien se le imputa la venta de cada pastilla por un valor de 500 pesos- arrojó su teléfono móvil por la ventana del departamento, siendo recuperado luego desde el techo de las cocheras del edificio.

Etiquetado como

Deja un comentario