Norte en Línea - Razones para contratar a un abogado de lesiones personales y no hacerlo usted mismo

Razones para contratar a un abogado de lesiones personales y no hacerlo usted mismo

Razones para contratar a un abogado de lesiones personales y no hacerlo usted mismo
18 Jun
2021

Si sufrimos cualquier tipo de accidente por negligencia ajena, la ley está de nuestro lado y prevé justas compensaciones para los daños físicos, morales y económicos que usted pudiera recibir. Sin embargo, una persona que acaba de resultar herida, o de perder un ser querido en un accidente, puede tener que enfrentarse a muchas dificultades para hacer valer sus derechos por su propia cuenta, o tal vez no conozca por completo todos los aspectos de los daños sufridos, que el culpable del accidente debería compensar. Es mejor confiar en el conocimiento de un abogado.

Cómo puede ayudarlo un abogado especializado en lesiones
• Cuando alguien resulta herido en un accidente, debe enfrentar las lesiones que ha sufrido, los gastos médicos, la pérdida de días de trabajo o hasta de capacidades en forma permanente, la reparación de su vehículo si se trata de un accidente de tránsito y realizar una infinidad de tramitaciones e instancias para asegurar el cumplimiento de sus derechos. Lo mismo le sucede a una familia que haya perdido a un ser querido en un accidente causado por culpa de otra persona o entidad. Aun más, se ven obligados a luchar por lo que les corresponde, inmediatamente después de haber sufrido esa situación traumática.
Un buen abogado, especializado en accidentes, lo escuchará y analizará su problema de manera gratuita, y solo obtendrá una remuneración cuando consiga un buen acuerdo con la contraparte o un justo resarcimiento por vía judicial. Si es experto en este tipo de situaciones, analizará su situación y la de su familia para proponerle las mejores respuestas a cada uno de sus problemas.

• Las compañías de seguros y las empresas contratantes disponen de profesionales especializados en cuidar los intereses de sus clientes. Una persona que quiera enfrentarlos sin contar con los debidos conocimientos legales y una acreditada experiencia en el ámbito de las lesiones por negligencia ajena, partirá en desventaja y puede ser llevado a aceptar una compensación menor que la justa y legal.
Contar con la representación de un abogado especialista, que cuente con un impecable historial de éxitos en la defensa de las víctimas de accidentes, garantizará que obtenga el mejor acuerdo o la mejor indemnización posible para resarcirlo de sus daños.

• Un abogado especialista conoce todos los tipos de compensación a los que le dan derecho los daños sufridos por negligencia de otra parte. Usted no tiene por qué hacerse cargo de las consecuencias de los errores de otras personas. Y estas consecuencias no solo incluyen los perjuicios económicos que pueda haberle causado el accidente, sino lo que se llama “daño moral”, el estado de sufrimiento y angustia que pueden haberle causado sus lesiones, el lucro cesante y el temor o la perspectiva de perder capacidades o fuentes de ingreso de forma permanente. Si la lesión es efectivamente incapacitante, la víctima no solamente debe gastar dinero y perder la posibilidad de ganarlo. Puede sufrir diversas consecuencias psíquicas, y la legislación vigente también prevé una indemnización por esos padecimientos. Sin embargo, una persona sin entrenamiento en leyes o sin experiencia en este campo particular puede pasar por alto algunos de los daños que exigen resarcimiento y conformarse con una compensación inferior.


Su abogado identificará cualquier reclamo potencial que pueda hacerse valer ante los tribunales.
Esto incluye:
- Costos médicos pasados y futuros.
- Pérdidas materiales: daño o destrucción a vehículos, maquinarias, etc.
- Todo tipo de pérdida de ingresos.
- Daño moral: dolor, angustia, sufrimiento, trastornos de ansiedad.
- Cómo elegir a un abogado especialista en lesiones.


¿Qué características, calificaciones y actitudes son las que revelan que un abogado y su equipo son competente y conseguirá los mejores resultados, los que usted merece?

Podemos identificar brevemente algunos puntos.
1- Experiencia. Es fundamental que la víctima de un accidente conozca cuánto tiempo de experiencia tiene un abogado que consulta como especialista. Un profesional experto ha conocido distintos casos de accidentes y lesiones, ha obtenido éxitos importantes en favor de sus representados y es reconocido en su comunidad. También está acostumbrado a trabajar con un equipo de asesores, peritos, etc., que aseguran un análisis completo de todas las características de cada caso.

2- Dedicación. Además de experiencia y prestigio, el damnificado debe comprobar que su abogado tenga tiempo de ocuparse de su caso. No existen dos casos de lesiones exactamente iguales. Por tal motivo, el profesional debe mostrarse activo e interesado en conocer las particularidades de cada persona, cada entorno social y cada situación.

3- Buena comunicación. Un buen especialista mantiene informados a sus clientes y se comunica regularmente con ellos durante todo el proceso de la demanda. Se asegura de comprender la situación y las necesidades de sus representados. Sabe comprender y hacerse comprender: escucha a sus clientes y, aunque ellos no estén al tanto de los tecnicismos de la ley, un buen abogado tiene la capacidad de explicar las estrategias, las fortalezas y debilidades de una reclamación de un modo claro, comprensible y sincero.

4- Confiabilidad y credibilidad. El cliente debe sentirse seguro desde un principio de la capacidad y la diligencia del abogado o la firma de abogados que ha elegido. En estos tiempos, en que un accidentado que busca representación legal puede encontrar fácilmente comentarios de clientes anteriores del abogado, descubrir de cuántos casos de éxito puede preciarse, etc., es sumamente importante que el abogado goce de una reputación intachable y un reconocimiento general de su capacidad profesional. También ayuda a la confiabilidad y la credibilidad el hecho de que un abogado o una firma no esperen cobrar nada de sus clientes hasta que no hayan conseguido para ellos un acuerdo justo o un fallo favorable.

Deja un comentario