Adoptar: un compromiso social

Adoptar: un compromiso social
13 Ene
2018

Durante la temporada de verano se registran la mayoría de los abandonos de animales de compañía. El Colegio de Veterinarios brinda recomendaciones para cuidarlos durante los períodos de vacaciones.

En la Provincia de Buenos Aires hay alrededor de 6 millones de perros y gatos que viven en la calle. Adoptar una mascota no es una obligación, pero sí implica una decisión que debe tomarse a conciencia. La falta de responsabilidad, de educación y de perspectiva hacia la realidad de otros seres vivos son las principales factores de abandono, más allá de cualquier razón que impulse una decisión tan terminante. Es decir, las razones pueden deberse a crisis económicas, camadas indeseadas, enfermedades, falta de lugar, etc., pero no existe excusa posible para abandonar a un animal, excepto la falta de conciencia, de educación y de compromiso con el semejante.

 

Durante la época estival se producen un gran número de abandono de animales de compañía, ya sea a partir de viajes por vacaciones o mudanzas. Por eso, el Colegio de Veterinarios brinda una serie de recomendaciones para garantizar el bienestar de todos los animales.


Un reflejo de la sociedad
El abandono de perros y gatos también es maltrato animal y sigue siendo un problema estructural que precisa una mayor intervención y cooperación de toda la sociedad para alcanzar el control urbano de caninos y felinos. La Tenencia Responsable es la estrategia más eficaz en la prevención de enfermedades zoonóticas y el resguardo del bienestar de los animales. Adoptar una mascota es también asumir un compromiso con la sociedad en su conjunto, aporta a disminuir la cantidad de perros y gatos errantes en las calles que, además de sufrir, representan un grave riesgo de salud pública.

Es el Estado en su conjunto y trabajando de manera coordinada, el que debe liderar este proceso de concientización y cambio social necesario.

 

No sé qué hacer con el perro y/o gato
Como primera medida, adoptar un animal es una decisión que debe tomarse en familia, previendo los ritmos de los integrantes, los tiempos y el entorno. Uno debe saber cómo va a garantizarle los cuidados fisiológicos y emocionales al nuevo integrante de la casa.

Existen guarderías especializadas que pueden cuidar de los animales durante los días de vocaciones. Pero si esto no es posible para los dueños, siempre existe algún vecino, amigo, conocido o familiar que puede hacerse cargo por unos días.
Si no se tuviera a nadie y no existiera planificación de las vacaciones, NO SE DEBE ABANDONAR al animal, sino buscar un nuevo adoptante que pueda hacerse cargo de él.

 

De vacaciones con las mascotas

- Antes de salir de casa, hay que informarse sobre los alojamientos donde acepten perros y/o gatos.

- No realizar cambios bruscos en su dieta para evitar trastornos gastrointestinales. Debe beber abundante agua y evitar una excesiva exposición al sol.

- Atender a la normativa de los lugares. Hay playas en las que está prohibido ir con mascotas a la costa. En plena temporada, se debe evitar ir a playas muy concurridas con el animal, lo ideal es alejarse a lugares con menos turistas, ya que no solo puede perderse, sino que además puede alterarse y provocar algún accidente.

- Mantener la higiene de los lugares a los que se acceda con el animal, se debe llevar una bolsa y una pala para juntar las heces.

- Si el animal no está acostumbrado a pisar la arena de la playa o terrenos calientes, es recomendable llevar una toalla o colchoneta.
- Los viajes y cambios de residencia alteran a los animales, por lo que es recomendable llevar una bolso con sus objetos familiares: juguetes, cama y platos.

 


El traslado en auto

- Nunca dejar al animal en un espacio donde se acumule el calor, aunque el auto esté a la sombra y con las ventanas abiertas.

- A los perros pequeños es mejor llevarlos en jaula y a los más grandes sujetos con dispositivos especiales para mascotas. Nunca amarrar a los animales con cuerdas o correas ya que si hay un accidente, podrían sufrir lesiones e incluso estrangularse o ser arrastrados por el vehículo.

- Los gatos no están acostumbrados a viajar en auto por lo que se debe llevar en jaula transportadora.

- Hacer paradas para que pueda bajar, moverse y hacer sus necesidades.

 

Consultar siempre con un médico veterinario para que asesore con las recomendaciones pertinentes según las características de cada animal. NO administrar sedantes sin asesoramiento profesional. Mantener las vacunas al día y obtener su libreta de salud.

Etiquetado como

Deja un comentario