Desde hace varias semanas estoy siendo atacado en mi honor, -sin que se me brinde paralelamente la oportunidad de dar en cada caso mi versión de lo que se dice-, por algunas desinformaciones periodísticas, en relación a los negocios que hicieron empresas argentinas con el gobierno de Venezuela.

Quiero destacar que soy un empresario que hizo y hace negocios siempre dentro de la ley y satisfaciendo el interés de mis clientes. En el caso del gobierno venezolano, fui uno de los tantos empresarios argentinos que le vendió productos en la última década. El volumen que representó mi operación ronda el 2 por ciento del total comercializado en ese período entre empresas locales y dicho gobierno. Es absurdo que se me acuse de sobreprecios, de lavar dinero y de haber sido una suerte de embajada paralela. Lamentablemente, por más que lo niego, pareciera que otros gritaran más fuerte que yo... Porque nunca nadie pudo probar y acreditar las mentiras que la prensa ha estado reproduciendo sobre mí.

No he sido condenado en ninguna causa judicial en relación a estos temas. Sin embargo, la falta de rigor periodístico provoca una condena social previa que no deja de ser muy desgastante y dolorosa. Estoy a disposición para brindar la información necesaria para quien quiera informarse debidamente sobre mi actuación en este caso.

Juan José Levy

Etiquetado como

Deja un comentario