Resulta positiva la recalificación de Argentina como mercado emergente

El ascenso contribuirá a la llegada de inversiones y a la normalización de la economía.

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) celebra la recategorización anunciada en el día de ayer por Morgan Stanley Capital International (MSCI), que implica que Argentina pase de ser considerada “economía de frontera” a ser catalogada como “mercado emergente”.

La CAC entiende que la mejora en la calificación –que lleva al país a compartir dicha categoría con naciones como Chile, Colombia, Corea del Sur y Sudáfrica–, impulsará el desarrollo del mercado de capitales local y permitirá que las empresas argentinas accedan a mejores condiciones de financiamiento.

Asimismo, la Entidad considera que la mencionada recategorización, que se da casi en simultáneo a la aprobación del crédito y al primer desembolso por parte del Fondo Monetario Internacional, contribuirá a afianzar la estabilización del mercado cambiario local.

La recuperación de este status, perdido en 2009, es consecuencia de las reformas estructurales de largo plazo realizadas por el Gobierno nacional desde diciembre de 2015, en particular, de la Ley de Financiamiento Productivo (reforma de mercado de capitales), y está en línea con el proceso de reinserción internacional de Argentina que incluye las gestiones que se están realizando para ingresar a la OCDE.

Este nuevo contexto abre una oportunidad para expandir el potencial económico que posee nuestro país, lo cual exige derrotar la inflación, disminuir sustantivamente el gasto público, aumentar las exportaciones, y afianzar los avances en educación, infraestructura y desarrollo tecnológico. Todos estos son factores decisivos para que, en el mediano plazo, se responda a las expectativas de aumento de las inversiones productivas que esta nueva calificación permite.

Nada de esto podrá ocurrir, sin embargo, si la dirigencia política, empresaria, sindical, tanto del oficialismo como de la oposición, no logra unir esfuerzos a fin de lograr la credibilidad que el mundo nos reclama, en base a consensos mínimos que apunten al objetivo de alcanzar una sociedad en crecimiento, sin desempleo ni pobreza, en orden al bien común de toda la Nación.

Etiquetado como

Deja un comentario